Gabinete López-Santiago - compraventa de farmacias
Facebook
Blog de López-Santiago
Televisión de Gabinete López-Santiago
Google+
Twitter
YouTube
LinkedIn
LLAMADA GRATUITA
900 314 154
Derecho farmacéutico Legislación farmacéutica Artículos traspasos de farmacias Noticias venta de farmacias Opinión compra venta farmacias Consultas compra venta farmacias Blog de compra venta de farmacias
Gabinete López-Santiago Gabinete López-Santiago: Traspasos de farmacias Farmacias en venta Comprar farmacia Vender farmacia Bolsa de trabajo de farmacéuticos para farmacias
Videos
Portal de comunicación: Artículos
(23/01/2013)
Imprimir
Imcompatibilidad de cargos colegiales con cargos políticos
Fuente: Agustin López-Santiago
En el Borrador del Anteproyecto de la Ley de Servicios Profesionales hay un aspecto tremendamente positivo, prevé la incompatibilidad de cargos directivos en los Colegios con cargos políticos, lo que evitará interferencias indeseables. Una medida en la buena dirección para despolitizar los Colegios Profesionales.

El Anteproyecto intentará modernizar la legislación colegial, modificando la Ley 2/1974 de Colegios Profesionales, para acercarlos a la sociedad, y evitar la percepción de estructuras añejas que adolecen de cierta endogamia oligárquica estructural. Las nuevas generaciones de farmacéuticos invaden los, ya consolidados medios de comunicación digitales, hay un clamor por la actualización de las estructuras profesionales; ya que es una organización cara y de pertenencia obligatoria, al menos que sea representativa.

Si el Consejo ya no fija los criterios que regulan el ejercicio de la profesión y dado que se aplican los códigos de deontología de una manera asimétrica, su labor sancionadora es limitada. En las sociedades modernas ésto es función de Jueces y Magistrados, no de un grupo de particulares. Por lo tanto, su función principal ahora es diseñar la profesión, por eso se necesita lideres con visión de futuro, que vean más allá.

El Gobierno hila fino, sabrá separar el interés común de un grupo de personas, que se protegen con una coartada moral-social para obtener una legislación ventajosa, de aquellos que honesta y limpiamente aportan un justo valor añadido a la Comunidad.

Los políticos que imponen los partidos en las cúpulas de las Corporaciones se enfrentan a una decisión hamletiana. Si es honesto con quién le puso, no podrá trabajar lealmente para sus compañeros de profesión.

También contempla la incompatibilidad de estos cargos directivos de Colegios con puestos en organizaciones sindicales, empresariales y formaciones políticas. El espíritu de estas modificaciones es fomentar la independencia y establecer un mayor control.

Es muy positivo para la profesión abogar por fomentar la independencia de los miembros del CGCOF, evitando indeseables vinculaciones con poderes económicos ligados a los partidos políticos, organizaciones sindicales, empresariales o religiosas.

Los partidos políticos no deben designar las cúpulas de los Consejos de Colegios Profesionales, de lo contrario no habrá una verdadera democracia de los Colegios como órganos representantes de la sociedad civil. De hecho, en la época victoriana los que cobraban del Estado no tenían derecho al voto. 

Si el político que se hace con el control del partido mayoritario designa el poder Legislativo, Ejecutivo y Judicial; y además controla los órganos de la sociedad civil, como los Colegios Profesionales, todo quedará en la misma mano.

Asimismo, se establece el voto ponderado de cada Colegio en el Consejo; una medida muy ecuánime tendente a garantizar la independencia del órgano. El farmacéutico no podrá ser juzgado o sancionado por sus compañeros, (en ocasiones sus propios competidores).

Hoy la profesión se encuentra frente a la colosal magnitud de las megacorporaciones que quieren entrar en el sector, que tendría consecuencia negativas y positivas para la profesión.

En ocasiones, los votos secretos en la Asamblea de Presidentes hace que se eternizen los mandatos por la bajísima rotación de los cargos. Los farmacéuticos de base votan a los Presidentes provinciales, que constituyen la Asamblea, de limitadas funciones decisorias. El verdadero poder está en el Pleno, quedando la casta de lideres cerrada como una falange o un sindicato vertical.

Hay que democratizar las estructuras para no ser prisionero del corporativismo, y ver el futuro con optimismo, evitando posturas inmovilistas. Por muchos cambios que nos impongan, las profesiones salen adelante con trabajo, formación y honestidad.

Evitemos que se cumpla a rajatabla la Ley de Michels, sociólogo alemán que estudió el comportamiento de las élites. Comprobaba que las organizaciones dejan de ser un medio para alcanzar determinados objetivos, y se transforman en un fin en si mismo (desplazamiento de los objetivos).

Dejando al margen afinidades políticas, hay una realidad incontestable: el actual partido en el Gobierno viene aplicando unas medidas que podrían suponer la “liquidación” del modelo de farmacia. Sin embargo, vemos en la cúpula, al más alto nivel, políticos profesionales de dicho partido. ¿No genera un conflicto de intereses sin precedentes?

AVISO LEGAL
POLÍTICA DE PRIVACIDAD
IMPRIMIR
MAPA WEB
RSS
INFO@LOPEZ-SANTIAGO.COM
Valid XHTML 1.0 Transitional