Gabinete López-Santiago - compraventa de farmacias
Facebook
Blog de López-Santiago
Televisión de Gabinete López-Santiago
Google+
Twitter
YouTube
LinkedIn
LLAMADA GRATUITA
900 314 154
Derecho farmacéutico Legislación farmacéutica Artículos traspasos de farmacias Noticias venta de farmacias Opinión compra venta farmacias Consultas compra venta farmacias Blog de compra venta de farmacias
Gabinete López-Santiago Gabinete López-Santiago: Traspasos de farmacias Farmacias en venta Comprar farmacia Vender farmacia Bolsa de trabajo de farmacéuticos para farmacias
Videos
Portal de comunicación: Derecho farmacéutico
(17/01/2013)
Imprimir
Ventas de farmacia a geriátricos y residencias de ancianos. Aspectos legales
Fuente: Gabinete López-Satiago
Las ventas de farmacias a residencias de ancianos están resultando fuente de conflicto.

En incontables ocasiones, los clientes nos han solicitado un estudio numérico de la rentabilidad de la venta a residencias, en la mayoría de los casos hemos desaconsejado estas prácticas por su dudosa legalidad y escasa rentabilidad. Algunos aspectos a tener en cuenta: 

Hasta el año 2000, algunos farmacéuticos con oficina de farmacia tenían interés comercial sobre los geriátricos para captar sus recetas. Principalmente aquellos titulados que disponian de farmacias de ventas reducidas, como vía para potenciar su cifra de negocio.

Hasta la publicación del Real Decreto 5/2000 esta actividad resultaba muy rentable, dado que el margen profesional era lineal, alrededor del 30%, independientemente de la cifra de ventas de la farmacia, condiciones muy ventajosas que permitían economías de escala. Además, los laboratorios ofrecían adicionalmente unas bonificaciones que posteriormente se prohibieron por Ley.

Tras la publicación del Decreto 5/2000 se impone una limitación en los beneficios en el últimos tramos de facturación, llegando a descuentos que pueden suponer hasta el 20% de la rentabilidad de la farmacia.

Este Decreto fue denominado peyorativamente por el colectivo “Impuesto Revolucionario”, pero no es más que un descuento por volumen, que opera en todas las áreas económicas entre cliente y proveedor.

Desde punto de vista económico, se trata de limitar los beneficios exagerados de la farmacia sin perjudicar a las farmacias más humildes, situadas en zonas apartadas, deprimidas, aisladas o rurales, o de pequeños municipios de bajo volumen de facturación.

No obstante, algunos farmacéuticos poco avezados, o recién llegados y desconocedores de las peculiaridades del sector, siguieron ofreciendo las contraprestaciones que se venían dando antes del año 2.000. Por otro lado, los gerentes de las residencias no querían perder sus ventajosas condiciones, y siempre había algún farmacéutico que accedía, ya sea por carecer de conocimientos financieros y fiscales, o bien por no disponer del asesoramiento adecuado.

A mayor abundamiento, hemos podido comprobar que la mayoría de las farmacias que continuaron trabajando con residencias a partir del año 2000 están en quiebra, concurso de acreedores o simplemente clausuradas.

Es por ello que las últimas farmacias que han presentado concurso de acreedores se dedicaban a esta actividad.

Razones por las que apenas se valoran las ventas masivas a residencias en el valor del traspaso de la farmacia:

1.- Constituyen ventas irregulares: La Ley del Medicamento, la Ley General de Sanidad y las 17 Leyes de Ordenación Farmacéutica indican: “la dispensación se hará única y exclusivamente en la farmacia”.

Es obvio que cuando se sirve de forma masiva a estas residencias resulta muy difícil seguir este precepto.

2.- Hay canalización y dirigismo: Son conductas prohibidas por todas las leyes farmacéuticas, dado que se coarta la libertad de usuario de la farmacia.

“El dirigismo de recetas a una farmacia concreta, coartando la libertad de elección de farmacia por parte de los usuarios” que en el año 2005 constituía una infracción del artículo 108.B.17 de la Ley del Medicamento 25/1990, y que se derogó por la Ley 29/2006 (artículo 101.2.b.26) y que mantuvo la penalización como infracción GRAVE: “cualquier acto u omisión encaminado a coartar la libertad de usuario en la elección de la oficina de farmacia”

3.- Supone competencia desleal: Así la Audiencia de Albacete señaló: “ha quedado acreditado que la demandada expendía productos farmacéuticos fuera de la oficina de farmacia, captando irregularmente clientes, con infracción de las normas que regulan la actividad de farmacia, lo que le ha supuesto una significativa ventaja, pero es contraria a la buena fe, pues al conocer que la otra farmacéutica no podía lícitamente hacer lo que ella hacía, deslealmente la privaba, con su conducta, de la posibilidad de competir”

4.- Vulneración de la prohibición de servicio a domicilio: actividad reprobada por la deontología del Colegio de Farmacéuticos. Ya la Orden de 14 de junio de 1942 disponía la prohibición de la venta “en todo lugar que no fuese botica constituida”

5.- Vulneración de la prohibición de adelanto de medicamentos: Se realiza en beneficio propio y en perjuicio de otras oficinas de farmacia.

Está prohibido “adelantar” el medicamento y que posteriormente el paciente entregue la receta. El Real Decreto 1410/77 en su artículo 2.2.3 considera una falta “la presencia injustificada en la farmacia de cupones- precintos desprendidos de sus envases originales”. También este comportamiento se puede englobar como una sanción por “dispensar medicamentos con anterioridad a la presentación de la receta oficial”. El Tribunal Superior de Justica de Cataluña impuso una sanción de 1.100.000 pesetas en su Sentencia RJCA 1119/1997.

En suma, se usan procedimientos contrarios a la ética profesional para reclutar clientes, la jurisprudencia del Tribunal Supremo sancionando esta actividad es abrumadora.

6.- Escasa rentabilidad: El margen profesional es menor del 5% en pañales de incontinencia de adultos, a pesar de la logística necesaria para transportarlos. Pensemos que una caja de pañales de incontinencia ocupa como un gran televisor. Los productos de ostomía y colestomia también vienen afectados por el Real Decreto 5/2000 y su aportación a la rentabilidad de la farmacia es mínima. Cualquier devolución de receta por parte del Sistema Nacional de Salud supone una pérdida, y su criterio de inspección de recetas es cada día más riguroso.

7.- Inseguridad: Dado que es una práctica con perfiles más que discutibles, nadie plasma estos contratos de suministro en un contrato, por su dudosa legalidad. Por lo que es un negocio muy volátil. Sin embargo las ventas de mostrador, debidas al tráfico peatonal en la farmacia, son seguras y no se deben esperar contingencias, por eso tienen un reflejo en el precio de venta de la farmacia. Salvo casos de fuerza mayor, y que suelen ser conocidas de antemano: Obras en la vía pública, cierre temporal del tráfico etc...

8.- Implica gran responsabilidad sanitaria: Al no haber un contacto directo con el paciente, no se puede ofrecer una Atención Farmacéutica personalizada como exige la Ley, ni un seguimiento farmacoterapéutico, que queda en manos del personal de la residencia, en ocasiones muy formados, en ocasiones no tanto.

“No debemos olvidar que las relaciones con la Seguridad Social implican, entre otros deberes, el específico de comportamiento conforme a la ética y adecuación a la dignidad de la profesión”. (Tribunal Supremo RJ 1991/7753).

9.-Es una práctica restrictiva de la Competencia: El Tribunal de Defensa de la Competencia sanciona el utilizar personas interpuestas, canalizaciones para captar recetas. La captación de clientes de manera irregular fuera de la farmacia ha sido denunciada frecuentemente ante los Servicios de Defensa de la Competencia.

10.- Se incurre en canalización de recetas médicas: Lo propio es que las residencias geriátricas sean suministradas por la farmacia más cercana, ya que en caso contrario sería adivinable una acción de canalización.

La sentencia del Tribunal Supremo RJ 1999/11 indica “Hay que poner de manifiesto que la farmacia que provee la prisión no es la más cercana, como indica la normativa; sino la farmacia de la mujer de un Jefe de Servicio, es claro que sus relaciones comerciales con la Prisión llamaron la atención de la inspección”.

11.- Es conducta ilícita instalar buzones para recoger recetas en las residencias: El Tribunal Supremo los declaró ilegales, no tuvo en cuenta las protestas de buena voluntad y deseo de atender al público de la farmacéutica, ya que es una actuación irregular y en desacuerdo con la normativa aplicable. Tampoco tuvo en cuenta la doctrina de la prevalencia de los intereses generales, por cuanto consideró “más próximos y tangibles los económicos de la farmacéutica”.

La Ordenación Farmacéutica en Cataluña también en taxativa e inequívoca: “Queda terminantemente prohibida la venta indirecta o por correspondencia de medicamentos”.

12.- Necesariamente hay contraprestación: La lógica regla del entender humano comprende que si un geriátrico de un pueblo a 50 kilómetros de la farmacia es atendido por una farmacia de la capital sin que medie relación de parentesco o amistad, y que a su vez esta farmacia vende a decenas de residencias; es fácilmente deducible que algo se da a cambio. Es otra práctica prohibida, pero tolerada, en la farmacia. Tampoco se podría dispensar sin receta los medicamentos éticos y casi todas las farmacias los dispensan. La realidad y dinamismo de la sociedad va por delante de la previsión del legislador, hay tantas leyes que si el farmacéutico siguiese a rajatabla todas las disposiciones, le costaría mucho trabajo sacar su negocio adelante.

13.- Es una actividad que tiende a desaparecer. El servicio a residencias por parte de farmacias tiene plazo de caducidad. Se buscan alternativas para la atención a la residencias:

- En Baleares los pañales de incontinencia los llegó a dispensar el Corte Inglés.

- En Castilla-La Mancha el SESCAM (Servicio de Salud Castellano Manchego) establece turnos rotatorios entre las farmacias próximas.

- En Cataluña hay conversaciones muy adelantadas entre el Servei Català de Salut y el Consejo Catalán de Colegios Oficiales de Farmacéuticos para buscar vías alternativas de suministro a las residencias.

Así ocurre en la mayoría de Comunidades Autónomas.

14.- Supone un “desprestigio” para la farmacia. En el sector éstas actividades están consideradas “chanchullos” en lenguaje castizo. Los Colegios de Farmacéuticos no los ven con buenos ojos y las Inspecciones son permanentes.

Por nuestra experiencia, es muy infrecuente que la Unidad de Delitos contra el Patrimonio o la inspección sanitaria acuda a una farmacia, pero en todos los casos que hemos vivido, han sido farmacias que atendían a residencias de forma masiva.

Se manejan tal cantidad de recetas y de cupones precintos que en no pocas ocasiones se han caído en maquinaciones de todo tipo, falsificaciones de recetas, de cupones precintos. Si los pañales pasan por la farmacia, necesitan una nave industrial, sino pasan, el comercial trae las recetas y los cupones precintos. Aquí la labor del farmacéutico como “garante del origen” queda en duda.

15.- Exige disponer de una logística que requiere inversión: Un almacén, personal para la facturación de las recetas (la carga burocrática y administrativa es muy elevada), vehículos para el reparto, personal para la preparación de los pedidos, y en ocasiones hasta agentes comerciales.

16.- Se vulnera el precepto de “Área Lógica de Dispensación”. Las inspecciones de Sanidad son permanentes, dado que saltan todas las alarmas cuando una farmacia dispensa de forma masiva recetas de otra Área Básica de salud, ya que para las Autoridades Sanitarias es fácilmente adivinable la canalización y dirigismo de recetas.

Los Tribunales no tienen en cuenta las alegaciones de los farmacéuticos y sostienen que “Es manifiesto que el meritorio afán de los farmacéuticos por mejorar los servicios públicos no puede ser llevado a la práctica mediante conductas penalmente sancionadas”

Huelga decir que otra situación muy diferente es cuando una farmacia atiende una residencia que se encuentra a unos metros de la farmacia, supone un porcentaje mínimo de la facturación, no se le ofrece sino servicio y llevan siendo clientes muchos años. En este caso, se considera un cliente más de la farmacia por su cercanía, no obstante es costumbre advertírselo al comprador.

Por todo ello, compradores de farmacia, conocedores del sector o mínimamente asesorados no son partidarios de adquirir farmacias con ventas masivas a residencias geriátricas.

AVISO LEGAL
POLÍTICA DE PRIVACIDAD
IMPRIMIR
MAPA WEB
RSS
INFO@LOPEZ-SANTIAGO.COM
Valid XHTML 1.0 Transitional