Gabinete López-Santiago - compraventa de farmacias
Facebook
Blog de López-Santiago
Televisión de Gabinete López-Santiago
Google+
Twitter
YouTube
LinkedIn
LLAMADA GRATUITA
900 314 154
Derecho farmacéutico Legislación farmacéutica Artículos traspasos de farmacias Noticias venta de farmacias Opinión compra venta farmacias Consultas compra venta farmacias Blog de compra venta de farmacias
Gabinete López-Santiago Gabinete López-Santiago: Traspasos de farmacias Farmacias en venta Comprar farmacia Vender farmacia Bolsa de trabajo de farmacéuticos para farmacias
Videos
Portal de comunicación: Opinion
(13/03/2013)
Imprimir
Huelga de farmacias ¿Cerrar o no cerrar?
Fuente: Agustín López-Santiago
Es la duda hamletiana a la que se enfrenta la farmacia. La lacra de los impagos de recetas se está sufriendo en toda la Europa periférica

¿Cuál es el tema importante? Aquí no hay aspectos secundarios; el único tema es cobrar.

Ellos están de acuerdo con el modelo y a nosotros nos va bien el Concierto. Llevemos la negociación desde una doble óptica, la suya y la nuestra. Un buen abogado debe empezar por escribir la defensa de la parte contraria.

El Conseller no es un ser perverso que nos quiere restringir el acceso al maná de los recursos. Los ingresos han caído un 40%, y el maná ya no es lo que era. Los administradores públicos han de velar por la sostenibilidad del sistema y tal vez se nos va a pedir un poco más de eficiencia. "Concesiones a cambio de concesiones" sería el lema.

En un entorno de caída fiscal sin precedentes, la Administración podría lanzar un mensaje de firmeza para otros colectivos "díscolos" y aplicar "manu militari" medidas sin precedentes. 

Hay que evitar llegar a un punto de ruptura, y superar la dialéctica ganar-perder, los intereses de la farmacia y de la Administración son en parte complementarios y en parte opuestos; busquemos un acuerdo que satisfaga a todos.

Posibles escenarios y precedentes

Si estudiamos las experiencias de negociaciones con farmacéuticos en otros países, compruebo que han existido cuatro situaciones:

1.- Ruptura de la negociaciones:

Caso italiano. Aprendamos y no repitamos sus errores. No es fácil salir del pozo negro cuando las negociaciones se estancan. Rechazaron de plano el admisible “Decreto Passera”, que suponía meras modificaciones cosméticas, flexibilizaba horarios y sacaba los fármacos de "Fascia C" del canal. Mario Monti les atizó un Decreto bautizado con un nombre irrechazable "Salva Italia" que implicaba "darle un respiro al modelo" con la apertura de 5.000 nuevas farmacias.

Estando todos los medios de comunicación en pocas manos, y muy dependientes del poder político, sería fácil presentar a estos "farmacéuticos millonarios" como unos aprovechados monopolistas que además de vender de todo sin receta, permiten auxiliares dispensando y ofrecen pocos servicios; niegan ahora la medicación a las ancianitas si no se les paga a 60 días, mientras que otros operadores admiten plazos notablemente superiores.  

La gran duda es ¿tiene el Conseller otra oferta esperando? Últimamente viene gente muy rara por mi Gabinete y los Celesio Boys siguen ahí.

Cuidado con retar a una Administración herida; a Ronald Reagan no le tembló el pulso en 1.981, y despidió a todos los pilotos militarizando el servicio. Al igual que Margaret Thatcher con los mineros escoceses.

2.- Cesión: Vence el Departament de Salut.

Es el caso que se está viviendo en las Islas Madeira en Portugal, la región más pobre del país vecino. Ante la impotencia de la Corporación y su carencia de visión e influencia, la situación en Madeira es de una tremenda deriva. El Primer Ministro, Passos Coelho está planteando que las recetas dispensadas en el año 2010 se abonen entre el año 2016 y 2019 en “cómodos plazos”.

En estas paradisíacas islas, los farmacéuticos han optado por cobrar la medicación directamente a la población ante la asfixia financiera que condujo al país el rescate de  2011 con la firma del Memorandum de Entendimiento con la Troika.

3.- Dominación: Gana la farmacia.

Es el caso de la farmacia en la Comunidad Valenciana. La negociación es el único deporte en que no hemos de celebrar los "goles". Si herimos a la otra parte la victoria a la larga sale cara.

La Generalitat Valenciana nos ha sorprendido con lo que Goebbels llamaría "la solución final", el Decreto 2/2.013 del reciente 1 de Marzo, que incluye:

a) La prescripción mediante el Algoritmo de Decisión, implantado exitosamente por la Conselleira de Galicia Pilar Farjas y que supuso su catapulta, aupándola y premiándola con la Secretaría General de Sanidad.

b) La concertación individual con farmacias, el sueño del Consejero Santiago Cervera en Navarra.

c) Subasta de medicamentos (ahora electrónica) y dispensación directa de los Centros de Atención Primaria, siguiendo las líneas de gestión iniciadas por la Consejera de Andalucía, María Jesús Montero.

No olvidemos además que la Generalitat de Cataluña tiene las competencias para regular todos los aspectos de nuestra actividad económica, estamos "sobreregulados" y "sobregobernados". Una mañana se levanta el Sr. Ruiz estampa su firma debajo de un pequeño párrafo y las competencias delegadas que tiene el Col.legi Oficial de Farmacèutics desaparecen.

¿Lanzamos un "lo tomas o lo dejas"?  Morder la mano del que da de comer no es una política exenta de riesgo. Y si amenazamos, la amenaza tiene que ser creible, visible e irreversible, "quién amaga y no da, por cobarde quedará".

4.- Colaboración:  Acuerdo win-win donde todos ganan.

No pongamos al legislador (que no dispone de recursos) entre la espada y la pared. No me gustaría "estar en los zapatos" del Sr. Conseller.  Estoy seguro le resulta necesariamente doloroso no pagar a las farmacias. Una persona de principios no disfruta perjudicando a esta reconocida y prestigiosa profesión sanitaria.  Ahora mismo su escaño no es una poltrona, es una "silla eléctrica".

Tal vez tenemos que dirigir nuestra ira contra proveedores y bancos. A ellos sí les podemos apretar las tuercas:

a)  Proveedores: En el entorno actual ¿Podemos tener infinidad de almacenes gestionados con mentalidades localistas y cinco repartos al día? Era una situación asumible en la época de la burbuja, cuando el regulador podía costearlo, ahora le han caído los ingresos y desde Madrid le asfixian. Ellos tienen poco margen de maniobra, pero nosotros tampoco tenemos mucho. 

b)  Bancos: ¿Acaso los farmacéuticos de Cataluña no somos de fiar? Cada día vienen a mi Gabinete bancos deseosos de financiar farmacias, ayer mismo el Barclays me decía: "la economía está rota, venimos a su sector que es muy sólido".
 
¿Qué está pasando con el convenio con el BBVA? Obtenemos financiación para todas las compraventas ¿por qué son tan poco ágiles a la hora de financiar farmacias? Tuve varias farmacias cuando las recetas las pagaba Banca Catalana, nos concedían los créditos “mediante señas”. Tal vez ha llegado la hora de replantearse del convenio con esta entidad bancaria, que por otro lado,  bien poco ayuda a los nuevos licenciados para su acceso a la profesión, en la financiación de nuevas farmacias y hemos de acudir a bancos de segunda fila, que no están disfrutando de las enormes ventajas de semejante convenio.  

El Sr. Conseller ha sido honesto, no ha puesto intermediarios, ha dado la cara. Y el Presidente de los farmacéuticos ha de ser el negociador principal, no puede escudarse en una “tropa” de guerrilleros que tutea al Conseller, mientras se sienta en una esquina de la mesa con cara de póker. Denota cobardía. Estrategia poli bueno, poli malo.

Enfrentémonos a los problemas, no a las personas. En estas reuniones "las actitudes son más importantes que la aptitudes" como diría Winston Churchill. No estamos en la pescadería, estamos ante el Honorable Conseller de Salut de la Generalitat de Catalunya, Institución de Gobierno que data del año 1192, que representa a los catalanes desde el Siglo XII, cuyo legítimo representante accede a recibirnos con “toda la troupe”.

En algunos sectores de Madrid cayó como una bomba el apoyo del Consell Català de Col.legi de Farmacèutics de Catalunya  a la Declaración Soberanista, opiniones ideológicas al margen, es meterse en un charco que excede de sus competencias y que acarrea estos efectos colaterales o secundarios en nuestro argot.

Una lástima que no podamos contar con los consejos de los sabios farmacéuticos de siglos pasados, como los inefables Dr. Andreu, Dr. Esteve o Dr. Uriach.  Ilustres farmacéuticos que se llevarían las manos a la cabeza si viesen a los farmacéuticos en las barricadas o pidiendo firmas en change.org  o en las redes sociales. No nos escudemos en la pantalla del ordenador para escribir lo que no le diríamos a la cara. 

Las sociedades avanzan, hay sectores que tienen que reconvertirse "sí o sí". No olvidemos la reconversión industrial sufrida en Sagunto o la de los mineros asturianos en la década de los '80.

Desde las televisiones (único medio por el que se informa el 85% de la población), se nos puede presentar como un "colectivo privilegiado". Recordemos como el Ministro de Fomento, José Blanco usó la televisión para criminalizar a los controladores aéreos. Un ejemplo de cómo resolver un conflicto sin sentarse a negociar, haciendo uso de los militares. Ojo, que las farmacias militares no han perdido completamente su capacidad operativa.

El sistema necesita alguien sobre quién volcar la rabia acumulada: notarios, registradores, pilotos y farmacéuticos somos los candidatos perfectos, es fácil presentarnos como la escoria del país. Vimos en los medios madres sollozando porque no podían llevar a sus hijos de puente; la población sólo se preocupaba por los cuatro días de vacaciones y no por el peligrosísimo precedente que supone la militarización de las relaciones laborales.

Aprendamos del pasado, la pseudoliberalización de las farmacias en Navarra se llevó por las “posturas maximalistas” de Pedro Capilla y Santiago Cervera, según me reconoció personalmente éste último. Por otro lado, estamos huérfanos. El CGCOF ni está ni se le espera, ya vimos su papel en la crisis del impago de recetas en Castilla-La Mancha, Canarias, Baleares o la Comunidad Valenciana.

Las cosas hay que arreglarlas de otra manera. La Corporación ha de tener capacidades para influenciar en la Administración. Somos una negocio regulado, y todas las actividades reguladas necesitan poderosos y potentes lobbies. Las caceroladas son el camino seguro a la quiebra colectiva.

Los acuerdos que se tomen tendrán una gran implicación económica y social; el objetivo es salir airosos de esta situación comprometida y evitar que la solución de hoy sea el problema de mañana. De lo contrario, "ens n’anem tots a Madeira".
AVISO LEGAL
POLÍTICA DE PRIVACIDAD
IMPRIMIR
MAPA WEB
RSS
INFO@LOPEZ-SANTIAGO.COM
Valid XHTML 1.0 Transitional